Mitos y realidades sobre neuroplasticidad

Dr. Enrique Noé, director de investigación de Irenea - Instituto de Rehabilitación Neurológica de Vithas, miembro del Instituto de Neurociencias de Vithas y neurólogo

La capacidad del cerebro para reorganizarse es asombrosa, pero ¿qué es verdad y qué es mito sobre la neuroplasticidad? Nuestro director de investigación, el Dr. Enrique Noé,  desmiente en este artículo las creencias erróneas y revela la verdad basada en investigaciones científicas sobre la plasticidad cerebral.

La neuroplasticidad solo se produce en la infancia

Estudios científicos han demostrado que la neuroplasticidad no está limitada a la infancia, aunque es más pronunciada durante esta etapa de la vida. En la infancia, el cerebro está en pleno desarrollo y es extremadamente receptivo a nuevas experiencias y aprendizajes, lo que facilita cambios rápidos y significativos en la estructura y función neuronal.

Sin embargo, investigaciones han mostrado que el cerebro adulto también mantiene una capacidad significativa para reorganizarse y adaptarse a nuevas experiencias. Por ejemplo, estudios en adultos que aprenden nuevas habilidades, como tocar un instrumento musical o aprender un nuevo idioma, han demostrado cambios estructurales en áreas específicas del cerebro relacionadas con esas habilidades.

La neuroplasticidad puede curar cualquier daño cerebral

Aunque la neuroplasticidad juega un papel crucial en la recuperación tras  sufrir un daño cerebral, no es milagrosa. La neuroplasticidad permite que el cerebro reorganice sus conexiones neuronales y desvíe funciones de áreas dañadas a áreas sanas. Esto puede ayudar significativamente en la recuperación de funciones motoras, cognitivas y sensoriales después de eventos como ictus o traumatismos craneoencefálicos.

Pero, la recuperación completa depende de múltiples factores, incluyendo la extensión y localización del daño, la edad del individuo y la prontitud y calidad de la rehabilitación recibida, entre otros.

El cerebro adulto no puede generar nuevas neuronas

Durante mucho tiempo se creyó que los adultos no podían generar nuevas neuronas, pero investigaciones recientes han desmentido esta creencia. Estudios en neurociencia han demostrado que la neurogénesis, el proceso de generación de nuevas neuronas, continúa ocurriendo en ciertas áreas del cerebro adulto, especialmente en el hipocampo, una región crucial para el aprendizaje y la memoria.

La investigación liderada por el neurocientífico Fred Gage en la década de 1990 fue fundamental para establecer la existencia de neurogénesis en el cerebro de personas adultas.

La neuroplasticidad ocurre de manera uniforme en todo el cerebro

La capacidad de neuroplasticidad varía significativamente entre diferentes regiones del cerebro. Algunas área de la corteza cerebral, muestran una mayor capacidad para el cambio y la adaptación en comparación con otras. Por ejemplo, el lóbulo frontal, que está involucrado en funciones ejecutivas y toma de decisiones, y el hipocampo, relacionado con la memoria, son altamente plásticos.

En contraste, áreas como las neuronas del tronco encefálico y el cerebelo, que están más involucradas en funciones básicas y motoras, tienen una plasticidad más limitada. Estos hallazgos han sido respaldados por estudios que muestran diferencias regionales en la capacidad de adaptación y reorganización neuronal.

Los cambios estructurales provocados por la neuroplasticidad son visibles a corto plazo

Estudios en neuroimagen han mostrado que mientras algunos cambios pueden ser detectados en semanas, otros requieren meses o incluso años de práctica sostenida.

Y esto es porque, aunque algunos cambios en la conectividad neuronal pueden ser observados relativamente rápido tras la exposición a nuevas experiencias o aprendizajes, muchos de los cambios estructurales significativos en el cerebro requieren tiempo y repetición para consolidarse.

La neuroplasticidad a corto plazo puede involucrar cambios en la sinapsis y en la eficiencia de la comunicación neuronal. Sin embargo, cambios más duraderos, como la formación de nuevas sinapsis y la reorganización a gran escala de las redes neuronales, suelen requerir un período prolongado de actividad y estímulo continuo.

Fuentes:

CompÁrtelo:
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

Quizás te interese TAMBIÉN