La logopedia en la prevención de la broncoaspiración en pacientes con patología neurológica y degenerativa

La broncoaspiración es una de las consecuencias más importantes de las personas con disfagia

En este artículo queremos tratar una de las consecuencias más importantes y a la vez desconocidas que ocurren cuando un paciente sufre disfagia, se trata de la broncoaspiración.

La disfagia

Como ya os comentamos en la disfagia es un trastorno de la deglución caracterizado por una dificultad en la preparación oral del bolo o en el desplazamiento de la boca hasta el estómago.

Y sus principales signos y síntomas de la disfagia son:

  • Dolor al tragar
  • Sensación de que la comida se atasca en la garganta o el pecho
  • Babeo
  • Voz húmeda después de tragar
  • Carraspeo o tos después o durante las comidas
  • Pérdida de peso
  • Regurgitación de los alimentos ingeridos

Disfagia y broncoaspiración

La disfagia puede ocasionar desde una leve dificultad para tragar hasta una imposibilidad total para poder deglutir causando dos tipos de complicaciones.

Por un lado, las complicaciones relacionadas con un insuficiente aporte nutricional porque se produce una deglución ineficaz, y por otro lado cuando los restos del bolo y la saliva alcanzan la vía aérea porque se produce una deglución insegura, la cual puede provocar penetraciones y aspiraciones a las vías aéreas.

La diferencia entre penetración y aspiración, es que la primera consiste en la entrada del bolo por encima de las cuerdas vocales y, en la aspiración, el bolo llega a alcanzar la vía aérea por debajo de las cuerdas vocales hacia la tráquea, los bronquios y los pulmones.

Cuando esto ocurre en el paciente, el bolo puede ser expectorado mediante la tos (reflejo tusígeno), el reflejo nauseoso o bien mediante la acción mucociliar de la tráquea y bronquios, pero en muchas ocasiones lo que se produce es una aspiración silenciosa, por lo que sus signos solo son detectables mediante una videofluoroscopia y ante la sospecha de infecciones respiratorias recurrentes. 

Además, dependiendo del material aspirado, de la cantidad de este y de la capacidad preservada de los mecanismos de defensa del paciente, que pueden verse disminuidos debido a la patología base como suele ocurrir en las enfermedades neurodegenerativas, puede  llegar a provocarse una broncoaspiración.

Estamos hablando de la consecuencia más grave y una de las principales causas de muerte en pacientes tras un Ictus o en enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, Parkinson, ELA o Esclerosis Múltiple, entre otras.

¿Cómo evitar la broncoaspiración?

La mejor medida para evitar una broncoaspiración es la prevención controlando los factores de riesgo, así como evitando el uso de sedantes, antihistamínicos, antibióticos innecesarios, abandono del tabaco, tener una correcta higiene bucodental (para evitar la colonización de gérmenes en el caso de que ocurra la aspiración) y especialmente la detección precoz de los síntomas y signos de la disfagia a través de métodos de cribado y la exploración clínica de la deglución que realiza el logopeda, aunque en algunos casos será necesaria una videofluoroscopia.

Es por esto por lo que el papel del logopeda es fundamental en la rehabilitación de un paciente con disfagia, puesto que a través de los métodos de cribado y exploración, determinará si es necesario adaptar la consistencia y textura de los alimentos, así como la realización de diferentes técnicas, maniobras y cambios posturales con el fin de que la alimentación sea segura y eficaz.

Post redactado por el área de logopedia de Vithas IRENEA Vigo.

Bibliografía

1. Barroso J. Disfagia orofaríngea y broncoaspiración. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2009; 44(s2):22-28.

2. Baena M, Molina G. Abordaje de la disfagia en enfermos de Alzheimer. Nutr Hosp. 2016; 33(3): 739-748

3. Akizawa C, Gemmell E, Kenworthy J, Speyer R. A systematic review of prevalence of oropharyngeal dysphagia in stroke, Parkinson´s disease, Alzheimer´s disease, head injury and pneumonia. Springer. 2016.

4. Gómez-Busto F, Andía V, Alegría L, Francés I. Abordaje de la disfagia en la demencia avanzada. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2009; 44(S2):29-36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Llamar